Mi primera vez

December 23, 2012

La primera vez que follé con P.J.Harvey fue también la primera vez que fumé marihuana. Me había comprado hacía unos meses un equipo de música con unos buenos altavoces, y me quedé solo en casa. Me lié los canutos como buenamente pude y me pasé toda la tarde follando con —vale— la voz de Polly Jean. Eso fue hace unos 13 años. Y sí: no es una metáfora. Si digo que follé con la voz de P.J.Harvey es porque fue una experiencia sexual, extática, que desgraciadamente no ha vuelto a repetirse —ni en subsecuentes fumadas ni en subsecuentes relaciones sexuales.

Ahora tengo 31 años, sigo soltero y así creo que me quedaré. Las razones son múltiples: tengo enormes problemas para funcionar socialmente, soy un resentido y he sido educado con un sistema de valores asqueroso. Tampoco quiero criar niños: nadie con una juventud llena de complejos y que se siente insatisfecho con la vida debería hacerlo, aunque me parece que ésto es más bien la norma. Aparte, no creo que haya dinero para hacerlo. No creo en el matrimonio (una forma de prostitución aceptada socialmente), ni en el amor romántico (un cuento que nos contamos para no contemplar lo miserable de nuestras vidas) ni mucho menos en la monogamia (aunque la verdad creo que sería para mí bastante difícil llevar una vida más liberal: las raíces de este árbol están demasiado podridas).

Podría encontrar más razones, pero de entre todas hay una que tiene mucho peso: he sido incapaz de encontrado nada que se parezca someramente a lo que me dio PJHarvey aquella tarde mientras escuchaba su primer álbum, Dry.

No merece la pena vivir en un mundo que no contempla seriamente la posibilidad de follarse a la música.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.